es
en fr

Blog

Nanosatélites, la nanotecnología de la fabricación aditiva en el espacio

sector aeronautico
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest
Nanosatélites, la nanotecnología de la fabricación aditiva en el espacio

La fabricación aditiva de Mizar permite la producción de nanosatélites para empresas a un coste muy competitivo 

¿Imaginas una tecnología que permita capturar toda la información de la Tierra? Ahora es posible obtener esa gran cantidad de datos a los que solo podemos acceder desde el Universo. Hasta hace muy poco tiempo, poder conocer este tipo de información era algo inalcanzable para una empresa. Los cientos de  millones de dólares que suponen la fabricación de un satélite sólo eran asumibles para grandes gobiernos e instituciones con gran capital. Sin embargo, gracias a los avances en el modo de fabricación de este tipo de instrumentos, hoy es posible reducir sus costes notablemente y se están haciendo cada vez más accesibles para empresas y centros de investigación.

Una de las tecnologías que está contribuyendo a hacerlo posible es la fabricación aditiva, ya que ha permitido agilizar los procesos de producción, así como emplear otro tipo de materiales más ligeros y más económicos, pero igual de resistentes. Protagonista de este gran cambio ha sido la empresa Karten Space, que desde este año cuenta con la fabricación aditiva de Mizar en sus procesos de producción de nanosatélites.

Desde la reciente firma del acuerdo entre la start-up y el Grupo Alcor, los nanosatélites KEOSat son fabricados mediante procesos ágiles mejorando su eficiencia volumétrica y aumentando la flexibilidad en el diseño de la distribución de los componentes. Con el Grupo Alcor como socio industrial para la fabricación de estos nanosatélites, la tecnología aditiva de Mizar permite diseñarlos y producirlos en un tiempo mucho más corto y a un coste menor que el de los satélites tradicionales.

De este modo, las empresas privadas pueden tener su propia constelación de nanosatélites a un precio mucho más asequible. El diseño se lleva a cabo en función de las necesidades del cliente, proporcionándole las características técnicas que aseguren el correcto comportamiento de los distintos subsistemas del satélite, como la precisión  en la toma de imágenes. Mediante la deposición capa a capa de material, se fabrica el equipo en las instalaciones de Mizar en Álava. Gracias a su experiencia en el sector aeroespacial y mediante sus equipos de impresión 3D, los plazos se reducen sin renunciar a la calidad y precisión necesaria de este tipo de proyecto. Además, gracias a la producción mediante fabricación aditiva se optimiza la cantidad de materiales y medios empleados para la producción, reduciendo los desechos generados.

Imagenes

Karten Space

 

Más ligeros que un niño de un año

La principal ventaja que proporciona la fabricación aditiva frente a otros procesos de fabricación es la posibilidad de crear geometrías complejas que optimizan la resistencia de los componentes y posibilitan una gran ligereza. Esto es relevante en cualquier misión espacial, ya que los costes de lanzamiento están estrechamente ligados al peso final de la carga. Karten Space, utilizando la fabricación aditiva de Mizar, consigue nanosatélites de apenas 6 kilos de peso; por debajo del peso medio de un bebé de un año.

Esto supone una mejora considerable en precio, pero también en plazos de desarrollo. Al reducirse su tamaño, su coste y su peso, podrán crearse más satélites y cubrir el espacio con ellos para convertirlos en nuestros vigilantes. Sensores que proporcionarán información de todo el planeta, ya que actualmente apenas proporcionan imágenes regulares de tres cuartas partes del planeta.

 

La Tierra, la mayor fuente de datos

Los KEOSat de Karten Space observan la Tierra desde una órbita situada entre 500 y 575 kilómetros para la obtención de imágenes y datos de la superficie de interés para sus clientes. Los nanosatélites llevan incorporado un sensor multiespectral que captura imágenes de la superficie terrestre en cuatro bandas distintas, el visible RGB y el infrarrojo cercano. Mediante teledetección se analizan las imágenes integrándolas con los datos del propio cliente para obtener las mejores conclusiones posibles.

El big data de la Tierra ofrece una información valiosísima de al que pueden beneficiarse muchos sectores:

  • Agricultura: monitorización de cosechas, estimación de daños por fenómenos meteorológicos, pestes e infecciones, estado de salud de cultivos, etc.
  • Energía: detección de cambios en la red eléctrica, construcciones ilegales, iniciativas ecológicas, impacto ambiental, etc.
  • Business Intelligence: predicción de patrones, gestión de espacios, soporte para política de desarrollo, información de competidores, etc.
  • Minería: detección de fugas, topografía, identificación de yacimientos, construcción de accesos, planeamiento, etc.
  • Seguridad: labores de ayuda humanitaria, vigilancia, recuperación y restauración, simulaciones, actividades ilegales, etc.
  • Forestal: inventariado, tala ilegal, cálculo de captura CO2, restauración paisajística, reforestación, etc.
  • Mapeado: proyectos de desarrollo urbanístico, campañas de geomarketing, usos del suelo, cartografía, planificación urbana, etc.
  • Marítimo: gestión de puertos, detección de pesca ilegal, calidad de las aguas, bancos de pesca, etc.

 

Gracias a esta sinergia entre Mizar y Karten Space, las posibilidades revolucionarias de los nanosatélites son más accesibles y están disponibles para todo tipo de empresas. Desarrollar y producir nanosatélites mediante fabricación aditiva hace posible esta apertura de mercado, gracias a sus múltiples ventajas que garantizan calidad y precisión a un coste competitivo.


Comentarios